Tesla anunció esta semana una batería para auto eléctrico que duraría 100 años

Autos & Motos Varieties News

Tesla trabaja fuertemente junto a la Universidad de Dalhousie para lograr tener baterías para autos eléctricos que puedan durar mucho más de lo que duran ahora mismo. Esto sería un gran avance en una industria que ya crece a pasos agigantados

Por Klon Perez

Los autos eléctricos siguen ganando mucha confianza en el mercado a medida que pasa el tiempo. Las restricciones contra los autos con motores térmicos y el impulso de la administración Biden a la electrificación de cara al 2030, hacen pensar que pronto llegará un momento donde será casi obligatorio tener uno.

Si bien es cierto que el mantenimiento de un auto eléctrico es mucho más económico que el de un auto con motor a combustión, hay un miedo que ronda en este apartado y es el costo que puede llegar a tener una batería en caso de dañarse. Para ello se está trabajando con nuevas tecnologías buscando incrementar su durabilidad y prolongar su uso.

Tesla asegura que es posible que una batería para auto eléctrico a base de níquel sea capaz de durar 100 años. Esto lo afirma luego de una investigación que está realizando en conjunto con la Universidad de Dalhousie.

El fabricante de automóviles trasladó su sede corporativa de Silicon Valley a Texas, uno de los estados con leyes restrictivas sobre aborto.

En 2016 Tesla estableció su investigación avanzada en Canadá a través de un convenio con el laboratorio de baterías Jeff Dahn en la Universidad de Dalhousie en Halifax, Canadá.

Dahn es considerado uno de los pioneros en las celdas de baterías con iones de litio por trabajar con esta tecnología casi desde su invento, de hecho se le atribuye el haber logrado que las células aumentaran su ciclo de vida, lo que ayudó en su momento a su comercialización.

Su trabajo se enfoca principalmente en aumentar la durabilidad de las baterías y del mismo modo reducir de forma notable los costos a futuro usando materiales más accesibles.

Cargador Tesla. (Foto: Tesla/Cortesía)

Tras esta asociación ya se han producido bastantes patentes y documentos sobre baterías para Tesla. Por eso el fabricante de autos estadounidense ha decidido extender el vínculo hasta 2026.

Han sido agregados personajes de la confianza de Tesla para desarrollar el proyecto como lo es Michael Metzger, quien junto a un grupo de científicos y el mismo Dahn son autores del nuevo trabajo de investigación.

Lo que se ha logrado de momento es saber que se puede trabajar con una química de batería a base de níquel destinada a competir con las celdas de batería LFP en términos de duración. Todo esto sin perder las cualidades de las baterías ya tradicionales como la densidad de la energía.

El grupo ha señalado que la batería puede llegar a durar cien años si la temperatura se mantiene a 25°. Una de las claves para lograrlo puede ser el uso de un electrolito con sales de Litio LIFSI, beneficio que según el documento también puede aplicarse a otras químicas a base de níquel, incluidas aquellas con poco o nulo contenido de cobalto.

Lo cierto es que si este proyecto sigue creciendo a este ritmo, el miedo existente por parte de posibles compradores sobre la durabilidad de una batería pueden quedar de lado y la industria daría un paso gigante que puede ser clave para el crecimiento acelerado que ya tienen los autos eléctricos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.